¿Estás protegiendo el poder adquisitivo de TU DINERO?

Cotiza tu Seguro de Auto aquí y ahorra hasta un 35% en la póliza

En estos últimos días y en general durante todo el año, la devaluación del peso frente a su similar estadounidense ha sido nota en los principales medios informativos a nivel nacional ya que el tipo de cambio ha llegado un máximo histórico el día de hoy de 16.77 en operaciones al menudeo, sin que se visualice un punto para que el dólar detenga su ascenso ante la vapuleada moneda mexicana. Por lo que no sería extraño que en el corto plazo llegara a cotizar en 17.00 pesos o más.

Más allá de las medidas que se puedan tomar a nivel macroeconómico en este artículo hablaré: de como estos acontecimientos pueden afectar el valor de tu dinero (poder adquisitivo) y cuáles son las mejores medidas que puedes tomar para blindar tu bolsillo contra estos vaivenes económicos.

Para empezar ¿Qué es el poder adquisitivo?

Quizá ya hayas escuchado este término e incluso sepas a que se refiere pero si no espero que éstas líneas puedan aclarar tu panorama con el fin de que los que lean esté artículo se encuentren en la misma sintonia.

En términos económicos el poder adquisitivo puede definirse como la cantidad de bienes y servicios que pueden ser comprados por una cantidad de dinero. Simplificando, si tienes $100.00, su poder adquisitivo radica en lo que puedes comprar con ellos.

¿Cómo el tipo de cambio y la inflación afectan el poder adquisitivo?

Si te encuentras alrededor de los 30 años (como yo), seguramente recuerdas el famoso error de diciembre de 1994 o cuando “mágicamente” se le borraron 3 ceros al peso en el 93 (1000 pesos se convirtieron en 1 peso actual). En ese entonces el tipo de cambio rondaba los $3,000 por dólar, que al valor de nuevo peso serían $3.00 por USD y para 1995 la paridad ya estaba en 7.80 lo que significó una depreciación de alrededor 260% debido a la crisis de este año.

Después de eso en los últimos 20 años la paridad se ha mantenido en cierto modo estable si se compara con la volatilidad anterior. Sin embargo, el peso no ha dejado de depreciarse y si tomamos el cuenta el precio al día de hoy sumo otro retroceso de 215% durante ese lapso.

¿Y cómo afecta a tu poder adquisitivo? Si importas productos valuados en dólares el efecto es prácticamente inmediato, ya que pagarás más por lo mismos productos o en su defecto, podrás adquirir menos por el mismo dinero que pagabas anteriormente.

Por otro lado, muchas empresas adquieren bienes y servicios de EUA principalmente para poder producir y/o comercializar sus productos en territorio nacional lo que aumenta sus costo. Para hacer frente a esto pueden optar por hacer un reajuste al alza en sus precios hacia el consumidor final.  Así también existe una relación entre el tipo de cambio y la inflación, aunque no es tan directa como en años anteriores.

Hablando de inflación, esta se define como el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios dentro de un período determinado. En México para calcularla se toma como base principal el Índice Nacional de Precios al Consumidor. Y tiene un efecto directo sobre el poder adquisitivo.

Así tenemos que desde junio el año 2005 a junio de este año la tasa acumulada de inflación fue de 48.22%, lo que significa que si hace 10 años un producto te costaba $100.00 en la actualidad el mismo producto tendría un costo de $148.22.

LEER  5 Pasos para cumplir tus propósitos este 2016

poder adquisitivo en mexico

¿Por qué deberías proteger tu dinero contra las fluctuaciones económicas?

Supongamos que el día de hoy tienes $10,000.00 guardados, como se dice comúnmente en México, “bajo el colchón” o en una cuenta corriente del banco (tu cuenta de nómina por ejemplo) que para el caso es prácticamente lo mismo ya que ese dinero permanece pasivo. ¿Qué sucedería si lo dejas así por 10 años?

¡Exacto! sólo se podrían adquirir un porcentaje de los bienes y servicios que se adquieren en la actualidad haciendo que esos $10,000.00 pierdan un gran porcentaje de su valor.

Así, si la inflación y el precio del dólar suben año con año ¿Por qué no hacer que nuestro dinero aumente su valor también? más si deseas forjar un patrimonio como comprar un casa o demás bienes, para tener un retiro tranquilo sin preocupaciones económicas o pagar la educación de tus hijos.

¿Cómo puedes proteger el VALOR de TU DINERO?

Por desgracia en México la cultura de la prevención y planificación económica se encuentra muy inmadura y la gran mayoría de las personas desconocen como forjar un patrimonio y blindarlo contra los movimientos económicos. Y la mejor forma de hacerlo es ahorrando al menos el 10% de tu ingreso, pero no bajo el colchón o en tu cuenta de corriente del banco, sino en mecanismos que pongan a trabajar a tu dinero para que no pierda su poder adquisitivo con el tiempo. a continuación las características, ventajas y desventajas de 5 instrumentos con los que puedes lograrlo.

1. Bancos. Las instituciones bancarias ofrecen principalmente dos productos al público en general: Las cuentas corrientes y los pagarés bancarias. En el primer caso es prácticamente igual a dejar el dinero en tu casa, ya que la tasa de interés que te otorgan por tu capital (si es que te dan) es mínima y no se compensa por el costo por manejo de cuenta que en ocasiones cobran, sobre todo si es una cuenta que abriste tú y no fue proporcionada por tu lugar de trabajo.

En el caso de los pagarés las tasas anuales por lo general rondan del 1 al 2.5% anual, por lo que, si hablamos que la inflación crece a un ritmo de 3-5%, realmente el poder adquisitivo no se estaría conservando del todo, pero bueno, como algunos dicen: “de algo a nada”. Así, en el caso de los bancos su principal ventaja es la liquidez ya que lo plazos para “invertir” tu dinero pueden ser menores a un año.

Por esta razón, en mi opinión, los bancos no son la mejor opción para conservar tu dinero a mediano y largo plazo, y menos si deseas construir un patrimonio que puedas disfrutar en el futuro. El uso más apropiado que se le puede dar es para el manejo de tus operaciones contantes, nada más.

2. Papeles gubernamentales.  Son títulos de deuda que otorga el gobierno con el objeto de financiarse, es decir, al adquirir un papel gubernamental le estás “prestando” dinero que al finalizar el plazo te lo devuelve más una tasa de interés. El más común de estos son los CETES, de los que hablaremos a continuación.

A comparación de los pagarés bancarios la tasa que ofrecen los CETES se acercan un poco más a la inflación, siendo al día de hoy de 3.17% anual en los CETES a 28 días. Así que de está forma podríamos decir que quedas “tablas”. Para invertir en CETES puedes hacerlo directamente en NAFIN o a través de cetesdirecto.com a plazos que empiezan desde 1 mes, por lo que puede ser una buena opción para el dinero que necesitas líquido pero que quieres que crezca un poco antes de usarlo. También los bancos ofrecen productos con “Tasa CETE”, tampoco los recomiendo porque en ocasiones es tasa más baja y con el costo por manejo de cuenta se pierde mucho el rendimiento.

LEER  ¿En qué puedo invertir mi dinero? ¡Hazlo de forma inteligente!

3. Acciones. Son títulos que emiten las empresas al público para que puedan participar en su capital social, es decir, al adquirir acciones de una empresa “X” te conviertes en socio de la misma. La forma en la que puedes obtener rendimientos a través de ellas es: por la diferencia de precios entre la compra y la venta de una acción; por los dividendos que otorgan las empresas a sus accionistas cada cierto período. Sin duda las acciones es la forma en la que realmente se puede batir a la inflación por un buen margen, pero que tiene sus vicisitudes. Para explicar mejor esto te pongo un ejemplo:

Decides comprar una acción en $10.00 y al cabo de unos meses esta llega a costar $13.00 y vendes obteniendo un rendimiento del 30%, así si compraste 1000 acciones tu rendimiento fue de $3,000.00 en sólo unos meses. Esta es la parte mágica y en la que todo mundo quisiera participar. Sin embargo, en el otro lado de la moneda existe la posibilidad de que compres estas mismas acciones en $10.00 y al cabo de unos meses cuesten $7.00, es decir, que el valor total de tu inversión paso de $10,000 a $7,000.00 en tan poco tiempo, realmente luce muy mal ¿No es así? Está es la parte por la que la inversión en acciones no es para todo el mundo.

Cuando las personas observan ésta clase de movimientos, llamados minusvalías, suelen entrar en pánico y vender antes de que el precio descienda más, es decir, en ese momento las minusvalías se convierten en pérdidas y salen del mercado con menos dinero con el que habían entrado. Por eso muchos consideran invertir en acciones similar a apostar, ya que tanto pueden ganar como pueden perder (así invierten los llamados especuladores).

Entonces, para invertir en acciones lo primero que se necesita es resistencia para que cuando veas esto el miedo no te domine lo cual no es tan sencillo como se lee. Y lo segundo, que el mercado accionario no es una opción para generar rendimientos a corto plazo sino que debe pensarse como algo a mediano y largo plazo para poder hacer frente a las minusvalías que se puedan presentar.

Para que te darte una idea más clara de esto: En septiembre de 1994 el IPC (Índice de Precios y Cotizaciones) llegó a las 2800 unidades y para marzo de 1995 bajó hasta las 1500 unidades, es decir, ¡En sólo 6 meses tuvo una caída del 46% ¿Te imaginas lo que perdieron los que entraron en pánico y se salieron? Hoy en día se encuentra en las 44000 unidades ¡2933% arriba de su nivel más bajo hace 20 años!  Eso es lo que pudieron haber ganado los que entendieron los puntos anteriores.

Así que si eres joven y tienes “hígado” para soportar los vaivenes, las acciones puede ser una gran alternativa para forjar un patrimonio y, a diferencia de hace años, hoy se puede invertir con montos muy accesibles. Por otro lado, si tienes entre 40 y 50 años y piensas más bien en formar algo para disfrutar tu retiro, quizá no sea la mejor opción porque no podría no haber tiempo suficiente para recuperarte de la minusvalías.

LEER  40 Millones de Mexicanos, Sin Posibilidad de Tener un Retiro Digno

4. Fondos de Inversión. Como su nombre lo indica, son fondos que concentran el capital de varios inversionistas para que en conjunto se adquieran diversos instrumentos financieros que pueden ser acciones o deuda gubernamental entre otros.

Existen infinidad de opciones de fondos de inversión y que se pueden ajustar a las características de cualquier persona y necesidades, ya que existen los que son puramente de deuda del gobierno, como los CETES, hasta los que se concentran en acciones de alto riesgo caracterizadas por su alta volatilidad. Por lo general los fondos combinan varios tipos de papeles para darle un poco de estabilidad a su estrategia de inversión. Son una buena opción para diversificar tu dinero.

5. Seguros de Vida. Quizá en este momento te preguntes ¿Qué? ¿Seguros de Vida? quizá ya se cansó de escribir y ahora está inventando, pero no, a pesar de que ya rebasé las 1800 palabras lo que te voy a decir es muy real y un seguro de vida también puedes ser un gran seguro para tu ahorro.

Con las primas que pagas por un seguro de vida se comienza a crear una reserva matemática con el dinero de tus aportaciones, los interés que genere y los dividendos que las compañías de seguros como GNP comparten con sus asegurados. Del cual puedes disfrutar al finalizar el plazo contratado.

Entre sus ventajas se encuentran:

  • Puedes tener la certeza de cuanto vas a recibir al finalizar el plazo.
  • Cuentan con blindaje contra los movimientos inflacionarios o del tipo de cambio, protegiendo el poder adquisitivo de tu dinero.
  • Al tiempo que garantizas que tu familia cuente con los recursos necesarios para continuar con sus planes de vida en caso de que ya no puedas proporcionarlos ya sea por fallecimiento o invalidez, gracias a su suma asegurada que también se encuentra protegida contra la inflación o las fluctuaciones cambiarías.

Así, un seguro de vida es una excelente opción cuando quieres garantizar poseer cierta cantidad monetaria a mediano o largo plazo con la que puedas alcanzar alguna de tus metas como: comprar una casa, poner un negocio, tener un retiro sin preocupaciones, pagar la escuela de tus hijos, y cualquier cosa que en realidad desees alcanzar. Mientras proteges el futuro de tus seres queridos.

Bueno, después de rebasar las 2070 palabras es tiempo de concluir este artículo agradeciéndote el tiempo por haberlo leído y más agradecería que compartieras las dudas y comentarios que tengas sobre su contenido.

Por último, recuerda que el mejor momento para comenzar a construir un patrimonio es hoy y la mejor forma de hacerlo es poniéndolo a trabajar tu dinero para genere valor y no se pierda entre la vorágine inflacionaria y cambiaría. Si necesitas alguna asesoría al respecto no dudes en hacérmela saber mediante los formularios de contacto o a través de los propios comentarios. Prometo responderte a la brevedad.

Cotiza tu Seguro de Auto aquí y ahorra hasta un 35% en la póliza
Síguenos

Francisco J. Aguilar Sandoval

Asesor Financiero y de Seguros

¡Contáctame! Será un placer ayudarte

Email: francisco@aseguratusmetas.com
WhatsApp y Cel: 5516033773
Síguenos
Comentarios Recientes

Deja tu Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

themekiller.com